Juriscom

Equipo Juriscom

Representación legal en procesos judiciales civiles, responsabilidad contractual y extracontractual
Elaboración de conceptos, contratos, acompañamiento en los procesos de negociaciones en materia laboral
Nuestra Firma ha sido reconocida por haber llevado a feliz término varios casos en materia disciplinaria
CUENTAS CON LA MEJOR ASESORIA
Publicado en Editorial

El fin de la cotización en salud por parte de los empleadores

Viernes, 21 Marzo 2014 16:01 Escrito por 
El fin de la cotización en salud por parte de los empleadores Foto: www.minhacienda.gov.co

 

Es así como el artículo 7 del mencionado Decreto, al regular sobre la exoneración de aportes parafiscales determinó: Las sociedades, y personas jurídicas y asimiladas contribuyentes declarantes del impuesto sobre la renta y sujetos pasivos del CREE, están exoneradas del pago de los aportes parafiscales a favor del SENA (2%), y del ICBF (3%), y a partir del 1 de enero de 2014 estarán exonerados de las cotizaciones al Régimen Contributivo de Salud (8.5%), correspondientes a los trabajadores que devenguen menos de diez (10) S.M.M.L.V. ($5.895.000 para el año 2012).

Esta situación por supuesto altera las disposiciones de la Reforma Tributaria que fue expedida el 26 de diciembre de 2012, quedando plasmada esta modificación en el artículo 31 de esta Reforma, con efectos a partir del 1o de enero de 2014, que refiere a la eliminación de aportes al Sistema General de Salud que debe hacer el empleador por sus empleados, según su base de cotización.

Es importante destacar que según el Código Sustantivo del Trabajo[1], se considera salario todo lo que el empleado recibe de manera fija o variable como contraprestación directa por el servicio que presta.

De esta manera, los empleadores ya no tienen a su cargo la obligación de aportar el 8,5% en salud según la base de cotización de sus trabajadores, lo cual quiere decir, si hacemos los cálculos con un trabajador que devengue un salario mínimo legal mensual vigente para el presente año, que equivale a la suma de $616.027,oo, el empleador se está ahorrando por cada trabajador $52.362,oo; suma significativa si se considera el ahorro total por todos los trabajadores de la empresa, teniendo en cuenta además que el cálculo se realiza teniendo como base el salario mínimo.

Ahora bien, siendo así las cosas es propio indagarnos, como se sostiene el Sistema de Salud, luego de esta exoneración tributaria, y la respuesta a este interrogante se encuentra en el mismo decreto reglamentario de la Ley 1607 de 2012, que sostiene que el Sistema de Salud se sostendrá de los aportes del nuevo Impuesto para la Equidad CREE.; el cual será del 8% para el 2014 y del 9% para el año 2015 que el empleador deba aportar a este nuevo impuesto por concepto de las ganancias brutas que haya obtenido por el año inmediatamente anterior, de los cuales 4,4 puntos estarán destinados al Sistema de Seguridad Social en Salud; resaltando en igual sentido que los trabajadores aún se encuentran obligados a realizar los aportes de 4% en salud según su base de cotización.

Recuérdese que a diferencia de las personas jurídicas, las personas naturales han estado exentas de estos aportes desde el momento en que se implementó el sistema de retenciones en la fuente para el recaudo del Impuesto sobre la Renta para la Equidad - CREE; esto es desde el 1 de septiembre de 2013; reiterando que la exoneración de este impuesto solo se da para los trabajadores que devenguen hasta 10 salarios mínimos, lo que de suyo significa que si un empleado devenga un salario integral[2], no podrán realizarse estas exenciones, por ende el empleador deberá continuar realizando todas las cotizaciones tanto para salud como para parafiscales.

Como colorario de lo anterior, se concluye que con estas medidas tributarias el Gobierno busca incentivar la tasa de empleo formal y de la misma manera disminuir la tasa de desempleo general, eliminando muchas de las cargas tributarias que tienen que asumir los empleadores, para que con los recursos que se están ahorrando producto de las cotizaciones al sistema de salud formal, se fomente el crecimiento de la empresa por medio de mayor contratación laboral.

Toda esta clase de beneficios tributarios, constituyen incentivos que son otorgados por el Estado a los empresarios como una herramienta que ayude al crecimiento y desarrollo del país y a conseguir objetivos económicos y sociales, que apunten a una mejor calidad de vida de la población en general.

En desarrollo de lo anterior, el Gobierno a través del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, resolvió expedir el Decreto 1828 del 2013, cuyo estudio ahora nos ocupa, otorgando beneficios tributarios según los niveles de ingresos de sus trabajadores. Sin embargo, hasta la fecha, el grado de informalidad laboral es muy alto a pesar de los beneficios tributarios y otros  incentivos que se les otorga para que se formalicen.

En nuestro país, y especialmente en el Departamento del Huila, la tasa de informalidad es muy alta y por lo cual podemos observar que los esfuerzos por disminuirla son prácticamente inútiles, y es por ello que me cuestiono si estos beneficios tributarios son efectivos para lograr la formalización laboral, pues al parecer no han sido realmente tomados en cuenta por los empresarios para formalizar sus negocios, entre otros factores por la desconfianza que caracteriza a nuestra sociedad, además de los trámites administrativos para acceder a estas exenciones, y por supuesto el desconocimiento de los beneficios económicos que traen todas modificaciones tributarias. Ante ello considero es indispensable contar con un mecanismo eficiente para difundir todas las ventajas la formalidad para que la información llegue a los pequeños y grandes empresarios, haciendo énfasis en los costos tanto económicos (multas, sanciones, condenas) como reputacionales por ser un empresario que tenga su personal vinculado informalmente (perdida de contratos, negocios), y por supuesto en que la informalidad no genera los ahorros que ellos piensan, por el contrario en caso de condenas, las sumas que tendrían que verse obligados a cancelar serían absolutamente desbordantes, en comparación con los costos que implica la contratación laboral en los términos del Código Sustantivo del Trabajo, y la protección de los derechos de los trabajadores que trae consigo la jurisprudencia de las Altas Cortes.

Por todo lo anterior, el Estado debe revisar la política que emplea para lograr que los empresarios se formalicen, y lo debe hacer estudiando muy bien cada parte de esa política, para que así se desarrolle un mecanismo que realmente funcione y, finalmente, motive a los micro y pequeños empresarios a formalizarse, teniendo en consideración los múltiples beneficios tributarios que ello trae consigo, entre ellos el que trae consigo el Decreto 1828 del 2013 que eliminación los aportes al Sistema General de Salud que debe hacer el empleador por sus empleados, según su base de cotización.


[1] Art. 127 C.S.T.

[2] Según el Código Sustantivo del Trabajo en su artículo 132 menciona que para que se estipule un salario integral, este debe ser como mínimo de 10 salarios mínimos mensuales, más un componente prestacional que no podrá ser inferior al 30% del valor anterior. En resumen el salario integral debe ser igual o superior a 13 salarios mínimos mensuales.

Modificado por última vez en Jueves, 03 Abril 2014 16:32
Visto 7471 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Dra. Karen Viviana Santiago Cuellar

Coordinadora de Procesos judiciales, Abogada, especialista en Derecho Laboral y de Seguridad Social, egresada de la Universidad Surcolombiana y especializada en la Universidad Libre de Bogotá

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.